Glosario

Agrupaciones o Iglesias integradas en FEREDE editar

La Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE) está compuesta por iglesias o comunidades religiosas, por entidades asociativas vinculadas a éstas y por las federaciones en las que se agrupan. Todas ellas se adscriben (histórica o doctrinalmente) a diferentes agrupaciones confesionales, que seguidamente se resumen por medio de una clasificación que tan sólo pretende trazar, a grandes rasgos, unas líneas en las que queden agrupadas la mayoría de las organizaciones que integran a las Iglesias de FEREDE: 

Nombre de la Agrupación o Iglesia
1. Iglesia Evangélica Española (IEE)
2. Iglesias Presbiterianas, Reformadas y Luteranas
3. Comunión Anglicana
    3.1. Iglesia Española Reformada Episcopal (IERE)
    3.2. Sección Española de la Diócesis en Europa
4. Iglesias Bautistas e Iglesias Libres
    4.1. Unión Evangélica Bautista de España
    4.2. Federación de Iglesias Evangélicas Independientes de España (FIEIDE)
    4.3. Otras iglesias bautistas
5. Asambleas de Hermanos
6. Iglesias Pentecostales
    6.1. Asambleas de Dios
        6.1.1. Asambleas de Dios de España
        6.1.2. Asambleas de Dios de las Islas Canarias
   6.2. Federación de Iglesias Evangélicas Pentecostales de España (FIEPE)
   6.3. Federación de Iglesias Apostólicas Pentecostales de España (FIAPE)
   6.4. Iglesias de Dios de España
   6.5. Asociación Evangélica Salem
   6.6. Iglesia de la Biblia Abierta
   6.7. Iglesia Cuerpo de Cristo
   6.8. Otras Iglesias Pentecostales
7. Iglesia de Filadelfia
8. Iglesias Carismáticas
    8.1. Iglesias de Buenas Noticias
   8.2. Asamblea Cristiana
   8.3. Asociación para la Evangelización Mundial para Cristo (AEMC)
   8.4. Movimiento Misionero Mundial
   8.5. Otras Iglesias Carismáticas no agrupadas
9. Iglesias no agrupadas
    9.1. Iglesias de Cristo
    9.2. Ejército de Salvación
    9.3. Iglesias Menonitas
    9.4. Iglesias Interdenominacionales
    9.5. Otras Iglesias Evangélicas no agrupadas
10. Iglesias Adventistas (UICASDE)

A continuación se resumen algunas de las características propias de estas agrupaciones o iglesias:

1.- Iglesia Evangélica Española (IEE)

La Iglesia Evangélica Española (IEE) tiene sus raíces doctrinales en la Reforma Protestante del siglo XVI, que se inicia en Alemania con Lutero (luteranos) y en Suiza con Calvino (reformados), pero también en los movimientos renovadores del pietismo del siglo XIX iniciados por Wesley (metodismo).

El movimiento español se identifica con las primeras comunidades reformadas del siglo XVI, creadas en Sevilla y Valladolid, que fueron objeto de persecución por la Inquisición. Diversos Autos de Fe testifican la existencia de congregaciones aisladas, de luteranos y reformados, en la península durante los siglos XVII y XVIII, pero es en los inicios del siglo XIX que se organizan las primeras comunidades protestantes. En 1824, se establece la primera misión metodista en Gibraltar y el 28 de julio de 1869 tiene lugar la primera Asamblea de la Iglesia Reformada Española, en la que se adopta una primera Confesión de Fe y la versión Reina-Valera de la Biblia. El 11 de abril de 1871 adoptan el nombre de Iglesia Cristiana Española (ICE), pero posteriormente, el 18 de mayo de 1897, en el seno de la XV Asamblea de la ICE, se produce la fusión con la Unión Ibero Evangélica (congregacionalistas) y se adopta un nuevo nombre, el actual de Iglesia Evangélica Española (IEE). En 1953 se produce la unión de la Iglesia Metodista de Catalunya y Baleares redactándose una nueva Confesión de Fe, en vigor hasta hoy.

La Iglesia Evangélica Española es una Iglesia Unida, constituida por la unión de diferentes comunidades reformadas, metodistas, luteranas y congregacionalistas. Adoptan una organización eclesial de tipo reformado o presbiteriano, en la que cada una de las iglesias locales suele contar con un Consejo de Ancianos. En el ámbito autonómico o regional, tienen Presbiterios o reunión de los Consejos de Ancianos, así como Sínodos o Asambleas regionales. En el ámbito nacional celebran bianualmente un Sínodo de toda la Iglesia. En su práctica son importantes los acentos misionero, democrático, teológico, social y ecuménico. 

2.- Iglesias Presbiterianas o Reformadas

El Presbiterianismo tuvo su origen en el movimiento de Reforma, de inspiración calvinista, que se produjo en el siglo XVI en Escocia, promovido, entre otros, por John Knox (1513-1572). Esta Reforma, más radical que el Anglicanismo, defendía la abolición en el gobierno de la Iglesia del sistema episcopal y la primacía de la predicación de la Palabra de Dios sobre la liturgia del culto. En este sentido histórico, la palabra presbiteriano es análoga a reformado y calvinista.

En la actualidad las Iglesias presbiterianas y reformadas se distinguen sobre todo por su forma de gobierno, conocido como presbiteriano-sinodal, que suele consistir en unas estructuras de gobierno en las que están integrados tanto laicos como pastores. Las congregaciones locales suelen estar regidas por un consejo presbiteral (o consejo parroquial) compuesto por uno o varios pastores y por laicos (consejeros presbiterales o ancianos). Además, se organizan reuniones en las que concurren todos los Consejos presbiterales de una zona, o bien delegados de los mismos, a las instancias superiores del gobierno de la Iglesia. 

En España, al día de hoy, las Iglesias presbiterianas que no están incluidas en la Iglesia Evangélica Española (IEE) permanecen como congregaciones locales independientes y con personalidad jurídica propia, sin vincularse a otros grupos denominacionales. Ello sin perjuicio de mantener relaciones fraternales de colaboración con diferentes organismos evangélicos.

3.- Comunión Anglicana

La Comunión Anglicana es el conjunto de Iglesias episcopales que pertenecen a la confesión anglicana. Se considera a sí misma como una Iglesia puente entre católicos y protestantes. Su origen resulta de la extensión a otros países de la Iglesia de Inglaterra, que en nuestro país se ha establecido a través de la Iglesia Española Reformada Episcopal (IERE) y la Sección Española de la Diócesis en Europa.

La Iglesia Española Reformada Episcopal (IERE) constituye una parte de la única Iglesia de Cristo, y, como tal, ha tenido una existencia continua e ininterrumpida desde que Cristo fundó su Iglesia. Se define a sí misma como Una, Santa, Católica y Apostólica, y toma como modelo o ejemplo la iglesia primitiva española, llamada Visigótica o Mozárabe, de la que ha conservado la antigua liturgia o forma de culto, así como algunos de sus cánones. La IERE mantiene la doctrina expresada en sus 38 artículos siendo una iglesia profundamente influenciada por los grandes movimientos de la Reforma. Se configura como una Iglesia Nacional Interdependiente dividiéndose en tres arcedianatos o áreas. Celebra un sínodo bianual de carácter nacional.

La Sección Española de la Diócesis en Europa es la representación en España de la Iglesia de Inglaterra. Su origen se remonta a 1605, año en el que, gracias a la ratificación del Tratado de Londres firmado por Jacobo I de Inglaterra y Felipe III de España, se autoriza a los ingleses residentes en España la celebración de cultos privados en sus casas. En 1842 se crea una jurisdicción que supervisa las capellanías anglicanas en el territorio peninsular e insular, y en 1988 se establece la Diócesis de Europa de la Iglesia de Inglaterra a la cual pertenecen las capellanías anglicanas establecidas en España. 

También la Sección Española de la Diócesis en Europa se considera parte de la Iglesia fundada por Jesucristo, siendo Una, Santa, Católica y Apostólica. En su caso está dividida en dos provincias, Canterbury y York, cada una de las cuales tiene un Arzobispo. La Provincia de Canterbury consta de diferentes Diócesis, cada de las cuales tiene un Obispo de la Diócesis. Una de éstas es la Diócesis en Europa, que está bajo la jurisdicción del Obispo en Europa. La Diócesis en Europa está dividida en Arcedianatos que celebran periódicamente un Sínodo, presidido por el Arcediano. La Sección Española de la Diócesis en Europa, forma parte del Arcedianato de Gibraltar. 

La Diócesis en Europa, los Arcedianatos, Capellanías, Parroquias, Congregaciones etc. se rigen por sus propios estatutos y normas religiosas, que afectan a las instituciones bajo su jurisdicción; no obstante, a todos ellos le son de aplicación: los Cánones de la Iglesia de Inglaterra, las Reglas de Representación de la Iglesia y la Constitución de la Diócesis en Europa, así como otras normas eclesiásticas de la Iglesia de Inglaterra. En España se ha estructurado como una federación de Iglesias o Capellanías Anglicanas pertenecientes a la Diócesis de Europa. 

4.- Iglesias Bautistas e Iglesias Libres

Las Iglesias Bautistas remontan su ascendencia histórica a la denominada reforma radical del siglo XVI, y en concreto al movimiento anabautista. El nombre bautista fue adoptado en Inglaterra en el siglo XVII donde se redactó la Confesión de Fe con la que se identifica a los bautistas en el mundo. Dentro de los principios bautistas están: la separación Iglesia-Estado, la forma de gobierno eclesiástico congregacional, la promoción del derecho a la libertad religiosa y el reconocimiento de la Biblia como única norma de fe y práctica.

En España, la primera Iglesia Bautista se estableció en 1870 en la ciudad de Madrid, aunque se suele considerar que su origen se remonta a 1880, momento a partir del cual los bautistas españoles establecen especiales relaciones fraternales con los bautistas de Suecia, relaciones que se amplían a los bautistas del sur de Estados Unidos en 1920. En 1922, se crea la Unión Evangélica Bautista Española (actualmente denominada Unión Evangélica Bautista de España - UEBE) después de varias décadas de presencia, actividad y testimonio de Iglesias Bautistas en diversas partes de España. En 1928, en la ciudad de Valencia tiene lugar la primera Convención de la UEBE.

Dentro de las Iglesias bautistas, la UEBE está estructurada como una federación de Iglesias locales (con personalidad jurídica propia), que actúan con autonomía al tiempo que mantienen estrechas relaciones fraternales y planes de actuación conjunta.

Aunque no son idénticas, en FEREDE se han agrupado la Iglesias bautistas en el mismo epígrafe que la Federación de Iglesias Evangélicas Independientes de España (FIEIDE), con la que comparte bastantes similitudes: la FIEIDE se ha estructurado igualmente como una federación de iglesias locales con personalidad jurídica propia, que actúan con autonomía al mismo tiempo que mantienen estrechas relaciones fraternales y planes de actuación conjunta. Esta Federación se fundó en el año 1957 y mantiene especiales relaciones fraternales con la Federación de Iglesias Libres de Europa y EEUU.

5.- Asambleas de Hermanos

Las Asambleas de Hermanos tienen su origen histórico en un movimiento originado en el año 1825 en Inglaterra (Plymouth), que llevó a cristianos de distintas denominaciones (todas ellas arraigadas en la Reforma del siglo XVI) a congregarse para la adoración y el estudio de la Biblia, movidos por un mismo deseo de recuperar la frescura y el compromiso en la expresión de su fe cristiana. En España las primeras Asambleas de Hermanos se fundaron en 1869 en Madrid y Barcelona, y a partir de 1875 en Galicia.

Como distintivas de tal movimiento, cabe destacar: la proclamación de la fe en Cristo Jesús como único medio de salvación para el ser humano, el reconocimiento de la Biblia como una norma de fe y práctica, el sacerdocio espiritual de todo creyente mediante el ejercicio de sus dones espirituales, la celebración dominical de la Mesa del Señor como expresión central de la vida de adoración de la Iglesia, y la plena autoridad de cada congregación para buscar su ordenamiento y ministerio en conciencia delante del Señor. En general, el cuidado pastoral de la congregación se efectúa por el Consejo de Ancianos que es un órgano colegiado.

6.- Iglesias Pentecostales

Los pentecostales, como parte del movimiento evangélico, hunden sus raíces en los principios básicos de la Reforma protestante del siglo XVI (Sola Escritura, Sola Fe, Sola Gracia). Podemos encontrar registros del pentecostalismo en casi todos los siglos, y en los lugares más remotos del planeta (especialmente en algunos avivamientos de los siglos XVIII y XIX), pero es a principios del siglo XX que resurge con verdadera fuerza.

Los pentecostales se distinguen de otros grupos evangélicos por reivindicar la experiencia de Pentecostés, es decir, la manifestación física de las lenguas que acompañó el derramamiento del Espíritu Santo en los inicios del Cristianismo. Defienden la plena vigencia de todos los dones espirituales mencionados en el Nuevo Testamento, y en sus reuniones, manteniendo el orden debido, permiten la participación abierta de sus miembros, dando especial relevancia a los periodos de alabanza y adoración. 

La obra pentecostal comienza en España en la década de los años 20 como resultado del trabajo de misioneros suecos en nuestro país. Podemos considerar que, desde su implantación en España, el grupo pentecostal ha sido el colectivo de más rápido crecimiento dentro del amplio espectro evangélico. 

La Federación Asambleas de Dios de España (FADE) constituye uno de los grupos destacados dentro de las Iglesias Pentecostales. Sus primeras congregaciones se fundaron en España en 1920, y desde 1963 celebran una convención anual. Si bien en un principio se organizaron como una sola Iglesia con diversas congregaciones, en las últimas décadas han iniciado un proceso de reestructuración por el cual se están constituyendo en federaciones de entidades con personalidad jurídica propia. 

Las Asambleas de Dios de las Islas Canarias comparten con las Asambleas de Dios de España el mismo origen, base de fe y criterios en cuanto a estructura de gobierno. La única diferencia radica en que, por razones administrativas, se consideró ser útil que las Iglesias de Asambleas de Dios en Canarias se dotaron de personalidad jurídica propia. Aunque es una entidad independiente de Asambleas de Dios de España, ambas mantienen excelentes lazos de comunión y colaboración. Asambleas de Dios de las Islas Canarias se estructuran en una sola iglesia con diferentes congregaciones locales con difusión en las Islas Canarias.

Igualmente se encuadran dentro de este grupo las Iglesias de Dios de España, la Federación de Iglesias Evangélicas Pentecostales de España (FIEPE) y la Federación de Iglesias Apostólicas Pentecostales de España (FIAPE).

7.- Iglesia Filadelfia

En 1950 se inició en Francia un movimiento evangélico entre las comunidades gitanas que de ahí se extendió por diversos países del mundo. En España, esta iglesia inició su labor en 1965, con la llegada de cinco gitanos procedentes de Francia, que, abandonando sus ocupaciones, comenzaron a predicar el Evangelio en el país. El ministerio de estos gitanos entre su propio pueblo, hizo que se fundara la Iglesia Evangélica Filadelfia (que tomó este nombre de una de las Iglesias fieles citadas en Apocalipsis), que se difundió rápidamente por toda España. 

La Iglesia Filadelfia comparte con las Iglesias pentecostales y carismáticas el ejercicio de los dones carismáticos y el énfasis en la alabanza y adoración. Estas iglesias están estructuradas como una única Iglesia a nivel de toda España, con responsables de zona según diversas demarcaciones territoriales y cuentan con congregaciones o secciones locales al frente de las cuales hay pastores. 

8.- Iglesias Carismáticas

El movimiento de Renovación Carismática tiene su origen alrededor de 1960. Partiendo de los presupuestos esenciales de la Reforma del siglo XVI (Sola Fe, Sola Gracia y Sola Escritura) comparte con el movimiento pentecostal la creencia de que los dones (carismas) espirituales, de los que se habla en la Sagrada Escritura (1ª Corintios 12), están vigentes hoy en día igual que en los tiempos apostólicos, y el énfasis en la libertad y espontaneidad de la adoración y alabanza frente a las formas litúrgicas establecidas que pueden frenar o apagar el Espíritu. 

La difusión del movimiento carismático por todo el mundo ha sido rápida y ha alcanzado a buena parte de las demás denominaciones y confesiones cristianas, con particular incidencia en las denominaciones históricas. Por eso es posible hallar anglicanos carismáticos, bautistas carismáticos, reformados carismáticos, etc. En estas Iglesias, se mantienen las doctrinas, costumbres y estructura propias de su respectiva denominación, añadiéndose los énfasis carismáticos antes citados. 

Las Iglesias que se integran en este apartado son las Iglesias de Buenas Noticias y la Asamblea Cristiana, entre otras. 

9- Otras Iglesias Evangélicas no agrupadas, interdenominacionales o de menor implantación

Un fenómeno de creciente relevancia que afecta a muchas Iglesias Evangélicas, y sobre todo a muchas de nueva implantación, es su deseo de no ser etiquetadas denominacionalmente. Este fenómeno se ve favorecido por diferentes factores: 

- la preferencia por parte de muchas Iglesias locales, que no han sido fundadas en el seno de las denominaciones tradicionales, por no ser identificadas con ninguna denominación en concreto;
- la incorporación por parte de muchas Iglesias de elementos de doctrina, forma de gobierno o prácticas, de varias denominaciones, lo que dificulta su clasificación en un grupo en concreto;
- el incremento de las denominadas entidades paraeclesiales o de servicio a las Iglesias. Estas entidades procuran ayudar a las Iglesias en el desarrollo de sus fines y para ello se especializan en la oferta de uno o varios servicios: formación teológica, evangelización, obra social, medios de comunicación, música, retiros espirituales, centros de rehabilitación, edición de literatura cristiana etc. Estos servicios pueden ser proporcionados por entidades paraclesiales adscritas denominacionalmente, pero es cada vez más frecuente que se trabaje de modo interdenominacional, con lo cual las Iglesias no agrupadas no se ven perjudicadas.
- El incremento de organismos territoriales que integran a las Iglesias o pastores de una zona. La FEREDE, los Consejos Evangélicos Autonómicos, las Asociaciones Provinciales de Ministros de Culto etc. están abiertos a las Iglesias o a los pastores de una misma zona, sin tener en cuenta su denominación. 

En la actualidad, dentro de FEREDE, hay muchas Iglesias que no están agrupadas denominacionalmente, y que presentan cierta afinidad. Se encuentran entre ellas:

- Las Iglesias de Cristo, que son independientes unas de otras si bien celebran anualmente una convención fraternal donde tratan asuntos de edificación espiritual y de mutuo interés.

- El Ejército de Salvación, nacido a finales del siglo XIX aunque su inscripción no se consiguió en España hasta 1971. Se define a sí mismo como parte de la única Iglesia de Jesucristo, por lo que procura un clima de entendimiento entre las confesiones cristianas y evita la confrontación religiosa. No admite distinción entre hombres y mujeres en los oficiales y diversos grados de su organización, y sus actos de culto son dirigidos por un oficial ordenado. 

- Las comunidades menonitas, descendientes directos del ala pacifista de la Reforma Radical del siglo XVI, y más conocidos como anabaptistas. Teológicamente son mayoritariamente evangélicos conservadores, con la particularidad de que su experiencia de persecución y sus convicciones pacifistas producen una especial sensibilidad en relación a la violencia y la injusticia social. Por eso siempre han estado en la vanguardia de la objeción de conciencia y las obras de amor práctico por el prójimo. En España los menonitas prestaron la poca ayuda humanitaria que les fue permitido durante la Guerra Civil, pero no establecieron misiones ni congregaciones hasta la presente época de libertades religiosas. Cada congregación o misión es orgánicamente independiente. 

10.- Iglesias Adventistas

Los orígenes históricos de la Iglesia Adventista se encuentran en los Estados Unidos de Norteamérica en la segunda mitad del siglo XIX. Los primeros adventistas procedían de las Iglesias Metodistas y Bautistas de Norteamérica. El nombre “adventista” está relacionado con el énfasis que esta Iglesia puso desde sus mismos comienzos en la parusía o regreso de Cristo a la tierra por segunda vez. Además, los adventistas han retomado de la Escritura la observancia del sábado o séptimo día de la semana como el día de reposo del Señor. Fieles a los principios de la Reforma, los adventistas reconocen la Sagrada Biblia como la única regla de fe y práctica, y a Jesucristo como el único y suficiente Salvador. Los creyentes pueden alcanzar la vida eterna solamente por la gracia de Dios y por la fe en Jesucristo. Su forma de gobierno eclesiástico es congregacional y representativa, manteniendo una separación absoluta entre la Iglesia y el Estado.

La primera Iglesia Adventista, denominada Misión Adventista Española, se establece en España en el año 1903, y alrededor de 1910 se celebra la primera convención adventista española, en la ciudad de Barcelona. Hacia 1958, después de varias décadas sufriendo las dificultades que para la historia de España supuso la falta de libertades y el drama de la Guerra Civil, la Iglesia Adventista se consolida en España como una Unión de Iglesias.

La Unión de Iglesias Adventista de España mantiene su personalidad jurídica como una sola entidad. Cada congregación actúa con plena independencia, pero cada cuatro años otorga su representatividad al Consejo Directivo elegido democráticamente por la Asamblea General de los delegados de las Iglesias, enviados por cada comunidad local, el máximo órgano directivo de la Unión Adventista Española.

La Iglesia Adventista de España mantiene relaciones con el resto de la Iglesia mundial.
 

[Texto elaborado por la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE).]

Volver al listado de términos »