Gestión de entidades

Pagos en efectivo superiores a 2.500 euros
Desde la entrada en vigor de la Ley 7/2012, de 29 de octubre, de modificación de la normativa tributaria y presupuestaria y de adecuación de la normativa financiera para la intensificación de las actuaciones en la prevención y lucha contra el fraude, se han establecido limitaciones al pago en efectivo. En concreto se establece que no podrán pagarse en efectivo las operaciones, en las que alguna de las partes intervinientes actúe en calidad de empresario o profesional, con un importe igual o superior a 2.500 euros o su contravalor en moneda extranjera.
El artículo 7 de la Ley 7/2012, de 29 de octubre, de modificación de la normativa tributaria y presupuestaria y de adecuación de la normativa financiera para la intensificación de las actuaciones en la prevención y lucha contra el fraude, establece la limitación de pagos en efectivo respecto de determinadas operaciones.
Por tanto, no puede abonarse en efectivo cantidades superiores a 2.500 euros en transacciones con empresas o comercios. Esta limitación no resultará aplicable a los pagos e ingresos realizados en entidades de crédito.

Se entenderá por efectivo los medios de pago definidos en el artículo 34.2 de la Ley 10/2010, de 28 de abril, de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo. En particular, se incluyen: el papel moneda y la moneda metálica, nacionales o extranjeros; los cheques bancarios al portador denominados en cualquier moneda, o cualquier otro medio físico, incluidos los electrónicos, concebido para ser utilizado como medio de pago al portador. 

Información importante a tener en cuenta:

1. Pago entre particulares: Los pagos de alquiler superior a 2.500 € en efectivo, si el arrendador es un particular se podrán hacer en efectivo. No será el caso si lo abonas al banco o a una inmobiliaria.

2. Pago a plazos: No se pueden pagar más de 2.500 euros en metálico a plazos, es decir, no es posible fraccionar el pago de cantidades de más de 2.500 euros para así pagar en efectivo los plazos. Si se ha de liquidar una factura superior a esta cifra se deberá hacer con otro medio de pago, incluso si se paga a plazos. Lo que cuenta no es la cuantía de cada plazo, sino el precio total.

3. El incumplimiento de las limitaciones a los pagos en efectivo mencionadas es constitutivo de infracción administrativa.

4. Serán sujetos infractores tanto las personas o entidades que paguen como las que reciban total o parcialmente cantidades en efectivo incumpliendo la limitación indicada. Tanto el pagador como el receptor responderán de forma solidaria de la infracción que se cometa y de la sanción que se imponga. La Agencia Estatal de Administración Tributaria podrá dirigirse indistintamente contra cualquiera de ellos o contra ambos. La infracción será considera grave.

5. La base de la sanción será la cuantía pagada en efectivo en las operaciones de importe igual o superior a 2.500 euros, o su contravalor en moneda extranjera.

6. La sanción consistirá en multa pecuniaria proporcional del 25 por ciento de la base de la sanción.